CAMBIO DE DIRECCIÓN

Interdisciplimúsicas se ha mudado a

De Spiderman alla turca



















Dibujo de Sandra Ramos

Pues hete aquí un recurso y una idea para resaltar la importancia de la música en el cine. Se trata de una escena de Spiderman —me duele en mis primeras canas aclarar que ya hablo de la "antigua", no "la de ahora"—, en la que el genial Danny Elfman nos ofrece la posibilidad de contemplar, seguidos y magistrales, todo un racimo de tópicos sonoros (a propósito, James Horner no le llega ni al zapato).




A saber: 


-En cuanto al ritmo: lento mientras agoniza el tío de Peter Parker (con una simbólica detención del pulso cuando muere), accelerando poco a poco mientras Spiderman se va enfureciendo en busca de venganza, rápido cuando empieza a correr y brincar sobre los tejados, marcado cuando se acerca el momento de su primer gran salto (simbolizando su latir y con este su nerviosismo), triunfante cuando finalmente se atreve, algo de mickeymousing mientras persigue al asesino (fijaos sobre todo cuando salta sobre el puente), etc.


-En cuanto al volumen: suave mientras agoniza el tío, silencio tras un breve crescendo cuando se va su último hálito (fijaos en la mano), crescendo poco a poco mientras Spiderman se enfurece, fortissimo durante toda la persecución, etc.


-En cuanto a la melodía y la armonía: melodía bastante "plana" mientras duran las despedidas lacrimógenas, aguda para simbolizar tensión antes de caer la mano, ascendente luego conforme se torna más rápida y más fuerte (en consonancia con el enfurecimiento), trazos ondulantes y de ámbitos más amplios durante toda la persecución, uso del leitmotiv de Spiderman valor simbólico (cuando decide salir en busca del agresor, cuando consigue dar el primer gran salto); claro significado de las disonancias: el miedo previo al gran salto, el doloroso recuerdo en blanco y negro, el ataque de cólera final).


-En cuanto al timbre: para la tristeza ante la muerte del tío, destaca la cuerda frotada, la flauta, el arpa y... una trompeta (con valor fúnebre heroico, muy típica en películas y series estadounidenses); cuando comienza la acción, sin embargo, sobresalen los metales y la percusión (pero fijaos, durante el salto del puente, en la sensación "aérea" que produce la contrastante supresión momentánea de esta última). El leitmotiv tras el primer y valiente lanzamiento al vacío se acompaña de un brillante coro épico, pero el coro del flashback de culpabilidad está claramente distorsionado.


Hecha esta introducción, la cuestión es que observemos qué pasaría si el compositor se hubiera saltado todos los lugares comunes y hubiese usado una música... pues como la que sigue:




El efecto es inevitablemente humorístico. La música de Mozart podría ser completamente adecuada para otro tipo de escena, aunque no para esta. Pero no buscamos (o no solo) un toque de humor para este lunes nublado. La idea es proponer, con este tipo de ejercicio, que los alumnos y alumnas interioricen precisamente el lenguaje musical cinematográfico por la vía de lo que sería el "antilenguaje" musical cinematográfico. Cuanto más sean capaz de contrastar los tópicos convencionales, más interiorizarán estos últimos. 


Hasta aquí, hemos tratado solo una interdisciplinariedad directa, la de Música con Plástica y Educación Visual. Sin embargo, plantear este trabajo es además una buena excusa para trabajar con Tecnología. En concreto, para introducir al alumno o alumna en el manejo básico de cualquier editor del tipo de Windows Live Movie Maker. Y, más concretamente aún, para aprender a poner música de fondo a un vídeo.


Usé ese programa por ser el que viene por defecto en muchos ordenadores. Pero valdría cualquier otro. En todo caso, se puede descargar gratuitamente por aquí. Adjunto un breve tutorial; en realidad, el programa es la mar de intuitivo, pero viene bien para explicar rápidamente a nuestros alumnos qué es lo que queremos que hagan.




Quedaré muy agradecido si alguien desea compartir su "Spiderman a la turca" en los comentarios. 


Y con esto y un bizcocho, nos vemos a la próxima.