CAMBIO DE DIRECCIÓN

Interdisciplimúsicas se ha mudado a

Orientaciones para crear, en WIX, partituras en línea para flauta dulce con acompañamiento (segunda parte: la partitura digital, con noteflight).





Esta entrada, dirigida a maestros y profesores de música, es una continuación del post Orientaciones para crear, en WIX, partituras en línea para flauta dulce con acompañamiento. Tales orientaciones se centraron entonces en la primera fase previa de la realización en sí del wix, esto es, en el arreglo de la propia partitura, incidiendo sobre todo en la importancia de los acompañamientos (una importancia que a veces, la verdad, se pasa un tanto por alto).

Las siguientes líneas versarán en torno a la conversión de nuestro arreglo en aquella partitura digital que incrustaremos después en nuestro wix, siguiendo así el esquema de características ideales que propuse entonces para nuestros "wixes". A propósito, ya os habréis dado cuenta de que utilizo "wix", aparte de como epónimo, como sinécdoque que describe un conjunto de recursos online, y que, en fin, el caso es que no termino de aterrizar en las vicisitudes particulares de la homónima plataforma... En todo caso, si bien es cierto que el wix en sí se encarga de poner sobre la mesa el menú completo, y aunque el emplatado sea un paso crucial —a él, de hecho, dedicaré al fin la siguiente entrada—, primero habrá obviamente que cocinar en condiciones el ingrediente principal.

Sin embargo, es muy frecuente despachar este paso con un simple escaneo, lo cual puede servir para salir del paso, pero la verdad es que renunciaremos a muchas y fantásticas potencialidades. Sirvan las siguientes líneas entonces para animar a usar partituras interactivas a quienes aún no las habían probado (incluso como acicate para retocar y mejorar wixes creados previamente), y también para ofrecer, por ventura, alguna idea nueva para quien ya las conoce y utiliza.

Seguro que hay y habrá más, pero no cabe duda de que, hoy por hoy, las dos herramientas gratuitas estrella son Noteflight y Musescore. Hay que aclarar que noteflight no es libre sino freemium, lo que quiere decir que existe una modalidad de pago con algunas funciones extra, pero que podemos trabajar perfectamente sin suscribirnos a ella. De apoquinar —bastante— se nos permitirá por ejemplo guardar más de diez partituras, pero si no, con ir creando cuentas adicionales podremos apañarnos eternamente; eso sí, habrá que ir entonces apuntando en algún lado los respectivos correos electrónicos que vayamos creando ex profeso (para mayor comodidad podéis acudir a Yopmail.com o a otras alternativas pensadas para generar "correos desechables"). Quitando eso, que la verdad es que termina siendo incómodo, las demás características avanzadas nos son en absoluto indispensables.

En cuanto a Musescore, se trata en este caso de un software para descargar, instalar y trabajar offline (aunque luego sí se pueden subir las partituras a Internet desde su página de comparticiones). Lo más interesante es que no solo hablamos de un programa gratis sino también de código libre, por lo que sus posibilidades son infinitas y sus versiones no pararán de mejorar. Sin embargo, sus tantas posibilidades lo hacen de momento un tanto espeso en su uso, y por otra parte, el resultado final del "embebido" no es tan hermoso como el de noteflight. Puede que fuera mi elección si me dedicase a la composición profesional, pues no tiene límites. Ahora bien, si de lo que se trata es de crear sencillas partituras de aula e integrarlas en un contexto visual atractivo, y de hacerlo además de forma rápida y eficiente, recomiendo sin dudarlo Noteflight.

Y ante todo, por una cosa más: su poderoso gestor de acompañamientos, del que hablaré en la próxima entrada. Ojo, Musescore ofrece, una vez subidas las partituras a su genial comunidad de comparticiones, la posibilidad de crear "videoscores" combinando estas con vídeos de YouTube; ahora bien, en este caso no obtendremos códigos HTML, y por lo tanto no podremos integrarlos en nuestro wix. Además, noteflight admite músicas obtenidas de YouTube, Soundcloud o cualquier MP3 subido a la nube por nosotros mismos. Pero de eso ya hablaremos más abajo.

Vaya por delante que no pretendo enseñar a manejar noteflight de forma sistemática: para ello ya hay multitud de tutoriales, y en todo caso tampoco tiene mucho misterio, al menos para crear partituras sencillas. Lo que quiero es resaltar algunos truquillos y proponer algunas ideas de cara a su uso como partitura escolar, a priori por cierto inserta en un wix, pero no necesariamente (con el código HTML podremos llevarla a muchas otras plataformas, o sin ir más lejos, podremos incluirla directamente en una entrada de nuestro blog de aula).

Ahí van algunos titulares en los que adelanto cuáles creo que son las características más deseables de un buen noteflight listo para ser compartido con nuestro alumnado y con la comunidad de profesores y maestros de música online:
  1. La apropiada inserción de notas y figuras (como es obvio).
  2. La inclusión de elementos textuales que ayuden a la interpretación (o que den alguna información relevante sobre la pieza).
  3. La incorporación de un buen audio de acompañamiento integrado en el propio noteflight, de forma que obtengamos una especie de karaoke mientras la partitura se va ejecutando (es esta una de las posibilidades más espectaculares de noteflight, y sin embargo se usa aún muy poco).
  4. Con independencia del punto anterior, la disposición del timbre de referencia y, sobre todo, del tempo estándar (pues la opción del audio se puede desactivar, lo cual es muy interesante para facilitar el estudio).
  5. La pertinente indicación de los datos de la obra (título, autoría, arreglista).
  6. La facilitación de las opciones de impresión y de exportación.
Pues bien, en esta entrada hablaré de los dos primeros puntos. Vayamos por partes...

1. Sobre la apropiada inserción de notas y figuras

Antes que nada, hay que aclarar que, actualmente, noteflight dispone de dos editores: uno más antiguo, en Flash, y otro más reciente en flamante HTML5. De momento podemos utilizar ambos según nuestros intereses, incluso elaborando la misma partitura: se pasa de uno a otro desde el menú desplegable de "View" en Flash y de "Vista" en HTML5, pero hay que tener siempre la cautela de guardar antes los cambios que hayamos hecho en cada caso. El editor de Flash está en inglés y se supone que a la larga desaparecerá, pero aún es más estable y recomendable en algunos aspectos clave (y el inglés es muy facilito); el de HTML5 está en castellano, tiene un diseño más moderno y se actualizará para mejor, pero aún está un tanto en fase beta.

Para este punto, sin embargo, ya se puede recomendar sin problemas este último, pues el teclado que ofrece para insertar notas es de lo más cómodo. Primero habrá que pulsar el símbolo que hay abajo a la derecha, precisamente el de un teclado, claro; lo demás es coser y cantar, así que no me extenderé mucho más...

... Solamente, en algunas apreciaciones sueltas:
  • Una de las opciones más útiles de noteflight es que es posible tomar como base la partitura que ya alguien haya creado antes, adelantando trabajo considerablemente. Podemos hacerlo a partir de algún archivo XML o MIDI, bajados sin ir más lejos del catálogo de Musescore. Por favor, cuidado con los MIDIS mal convertidos, que acaban siendo un completo desastre. Pero también podemos usar el buscador que viene en la parte superior derecha de Noteflight: encontrada la partitura, seleccionamos con el ratón algunos compases o una voz entera, y luego, pulsaremos CTRL+C. Después, solo resta volver a nuestra partitura y pulsar CTRL+V. Ojo: para cortar y pegar sin errores, el compás debe estar previamente como estuviere en el original. Por cierto que se entiende que hablamos de "tomar como base" arreglos o ediciones que otros han elaborado a partir de obras que tampoco son suyas, luego no se tratará de plagio; al fin y al cabo, si se nos permite utilizar el portapapeles, significa que ese usuario o usuaria ya dio su autorización a esta posibilidad cuando guardó el documento. Pero nada impide realizar alguna mención al respecto si la consideramos necesaria.
  • Ya sea pegada del portapapeles o escrita nota a nota por nosotros mismos, conviene saber que tenemos la posibilidad de transportar la partitura con toda comodidad (lo cual puede interesarnos si previamente habíamos decidido transportar el acompañamiento). Se hace a través de la ruta Partitura/Transponer en HTML5 o Edit/Transpose en Flash, indicando luego la diferencia de tonos. Si teníamos claro que era necesario transportar pero aún no sabíamos a qué tonalidad, podemos ir probando con esta herramienta, buscando que las notas resultantes se correspondan con la tesitura de la flauta, encajen con el acompañamiento escogido, y que además, el nivel de dificultad no se nos vaya por las nubes. Experimentemos todo en do mayor/la menor, que así se ven mejor las alteraciones que vayan surgiendo; ya habrá tiempo, si procede, de poner la armadura correspondiente a una nueva tonalidad.
  • No es recomendable utilizar signos de repetición, pues luego no habrá forma de sincronizar la partitura con el acompañamiento; además, las chicas y los chicos suelen agradecer esto, que normalmente se lían bastante por más que les expliques un simple Da Capo. Otra cosa es que no queramos incluir integrado el hipotético acompañamiento, claro.
  • No es posible indicar compases de espera de forma ortodoxa (no, al menos, en la versión gratuita). Pero podemos puede poner el clásico de redonda e indicar por escrito el número de compases en silencio (ver punto siguiente).
  • Os propongo considerar la idea de incluir notas con la cabeza pequeña para incluir líneas melódicas distintas a la principal (tan solo hay que pulsar, abajo a la izquierda, en Notas/Nota pequeña; en Flash, hay que buscar el simbolito que veréis en el screencast que enlazo más abajo). En concreto, para mostrar secciones opcionales por su dificultad, para señalar fragmentos en los que se podría incluir alguna voz adicional, o para esbozar el acompañamiento como ayuda para no perder el compás en pasajes extensos de espera (siendo esto último una alternativa para solucionar el problema de los compases de espera). En el wix de Titanic las usé para reservar para los más avezados el solo del principio y el pasaje a dos voces de la sección final; en el de la Pantera Rosa, para indicar la melodía que suena en el acompañamiento durante unos compases de espera, ante todo para facilitar el complicado regreso de la flauta dulce.
2. Sobre la inclusión de elementos textuales que ayuden a la interpretación 

En este caso diría que Flash sigue siendo algo más estable, pero puede que pronto cambie de impresión. El botón de "Lyrics" o "letra" ("la-") nos permite insertar sílabas y palabras, por debajo del pentagrama, que irán en correspondencia con las cabezas de las figuras que decidamos. El botón de "Performance Text" o "texto de interpretación" (una T mayúscula) escribe cualquier palabra por encima del pentagrama, y es independiente de ir coligado nota a nota. Ambos ofrecen interesantes posibilidades que paso a resumir.

Respecto a "la-":
  • Aunque esté pensado para incluir las sílabas y los melismas de una canción vocal, con este botoncito tenemos una posibilidad maravillosa: insertar rápida y fácilmente los nombres de las notas
  • Pero antes deberíamos plantear un pequeño debate: ¿es adecuado facilitar tales nombres y renunciar así a que chicos y chicas aprendan a leer partituras? En mi caso, lo tengo claro: dado el escaso tiempo y los bajos niveles con los que solemos encontrarnos, y dado que si no ponemos esos nombres de antemano terminarán pidiendo que lo hagamos o escribiéndolos por su cuenta (y quizás con errores), pues me decanto por incluirlos. Es más, estoy convencido de que, a la larga, con lo que vayan viendo de reojo, aprenderán finalmente más sobre la lectura musical, y valorarán mejor las posibilidades de esta. Además, si queremos difundir nuestro wix, de seguro que con las notas ya escritas llegaremos a contextos más amplios.
  • De todas formas, si no te he convencido, prueba al menos con lo siguiente: en File/Save a copy (o en Archivo/Guardar copia ) podrás clonar tu partitura cuando aún esté inmaculada. Después, desde una de las copias, muchos compañeros y compañeras te agradeceríamos que incluyeses esos nombres, que no te llevará ni cinco minutos; así podrás poner en el wix la copia sin nombres como principal, sin renunciar a tus principios, pero también podrías adjuntar, por lo menos, el PDF de la versión con nombres.
  • Considero que aquellas cabezas pequeñas de las que hablaba en el punto anterior sí deben ir siempre sin nombre. Al fin y al cabo van dirigidas a aquellas alumnas y alumnos más conocedores, pero si hay que escribírselas aparte tampoco será problema. Y para cuando se trate de seguir el acompañamiento, pues con seguir las cabezas será suficiente, que ya se encargará el audio de reproducir las notas correctas.
  • Y ahí va el truco del almendruco: tras clicar la primera nota y pulsar "la-" (o CTRL+f para la versión Flash, o CTRL+F para la de HTML5), y tras escribir el primer nombre de nota, podremos pasar a anotar los siguientes a velocidad korsakoviana con simplemente ir pulsando la barra espaciadora cada cambio de nombre. Después de esto admitiré excusas por principios, pero no por pereza o dificultad :-). Noteflight es una maravilla, ¿verdad?
  • Propongo también una convención: la de diferenciar notas agudas de graves (más conocidas por el alumnado como "las normales") usando simplemente la alternancia entre minúsculas ("normales") y mayúsculas (agudas). Insertar el apóstrofo, de momento más extendido, no es imposible pero sí tedioso en noteflight. Además, con mayúsculas y minúsculas se consigue un resultado mucho más limpio y con menos espacio necesario. Hará falta, claro, una aclaración previa en el aula (la misma que hacíamos con el apóstrofo).
  • Atendiendo siempre a facilitar las cosas, no olvidemos poner las alteraciones, ya las olvidemos por despiste o deliberadamente. Lo primero ocurre por culpa del solfeo, pues nos enseñaron a cantar "sol" tanto si era un sol natural, sostenido o bemol (y no "solsostenidooo", aunque, precisamente, los únicos que lo cantan son los profesores de solfeo... vaya, esto me trae más recuerdos melancólicos que a Proust una magdalena). Lo segundo, por considerar que ya se indican con la armadura, pero caramba, que son chavalitos; si ya accediste a escribir los nombres, esto tampoco te supondrá mayor trauma moral.
  • Esto creo que no hace falta recordarlo, pero por si acaso: la almohadilla-sostenido se escribe con Alt-Gr+3; para el bemol, basta una "b" minúscula.
  • Y seamos aún más heterodoxos: ¿para qué poner sol bemol o la sostenido, aunque vengan así en la partitura original, si la posición es la misma que fa sostenido o si bemol, mejor conocidas por nuestros chicos y chicas?
Respecto a "T":
  • No es apropiado usar T para incluir nombres de notas, por mucho que prefiriésemos que estas estuviesen por encima del pentagrama: se desordenarían por completo al imprimir la partitura, al leerlas desde otro navegador o dispositivo, al insertarlas en wix, o simplemente, al ponerlas en horizontal en lugar de en vertical.
  • Sí sirve esta opción para escribir cualquier otro tipo de indicaciones: matices, consejos de interpretación, observaciones... Por ejemplo, al final de este otro post, inserté una sencilla composición programática cuyo "programa", botón "T" mediante, está escrito sobre la propia partitura.
  • También es una buena opción para solventar el problemilla de los compases de espera. Como no disponemos de mucho espacio, en mi caso escribo la abreviatura "cc." (véase por ejemplo en mi Pantera Rosa)
  • O para animar al estudio señalando cosas como "este pasaje es igual que el del principio" (una forma de compensar que hayamos escrito el doble de compases por culpa de no poder usar los signos de repetición si queremos integrar bien el acompañamiento).
  • También, para indicar secciones, lo cual es útil para organizar los ensayos o para proponer interpretaciones en grupo que no tengan por qué ser al unísono o a dos voces; o para tomar conciencia de la noción de fraseo  (aunque para esto también sirve el símbolo del arco).
Lo dejamos por aquí, que ya tenemos bastante con lo que trabajar. Os dejo con un pequeño vídeo en el que, preparando la primera Gymnopédie de Satie para un acompañamiento en sol mayor, pongo en acción la mayoría de aspectos que he ido comentando. Solo se trata de un esbozo ilustrativo, por lo que dejo cosas a medias, cometo errores y escribo algunas notas sin sentido. Además, permanezco únicamente en Flash, que, como habréis notado, sigue siendo mi opción preferida.

Con todo, espero que le sea útil a quien necesite hacerse con una idea visual:




(continuará...)